martes, 3 de julio de 2012

Como cuidar grillos


Los grillos son el principal alimento en cautividad de muchas especies de mamíferos insectívoros, otros insectos y arácnidos, así como de muchos anfibios y reptiles, siendo por tanto enorme su importancia entre los aficionados a la terrariofilia. 



Saber cómo cuidarlos y mantenerlos no sólo nos ayudará a evitar que mueran, sino que nos proporcionará animales sanos y fuertes, en perfectas condiciones. En este artículo sobre la cría y el mantenimiento de grillos no sólo aprenderemos los secretos para cuidarlos, sino que conoceremos las especies que hay, para así poder escoger la más adecuada para nosotros y también los secretos de su cría. No es difícil conseguir reproducir a estos curiosos insectos y sí muchas las, sobre todo cuando tengamos crías de reptiles, arácnidos o anfibios, ya que los grillos recién nacidos serán su alimento básico. 

La importancia de los grillos no sólo viene dada por su utilización como alimento para animales de terrario, va mucho más allá. Es sabido que es parte importante también de la dieta de los humanos en países de África y . Por otro lado, en muchos lugares de Asia, especialmente China, son consideradas mascotas y símbolo de buena suerte. Aquí, en la península ibérica también está arraigada esa costumbre de mantener grillos negros macho en pequeñas jaulitas (que se venden para tal fin) como mascota durante el 

Son por tanto, unos insectos muy conocidos en apariencia por todos, pero que tienen muchos secretos más que mostrarnos. 



1.- CONOZCAMOS A LOS GRILLOS. 

Aunque muchos vendedores únicamente conozcan y vendan una sola especie de grillo, el Acheta domestica, existen otras especies de grillos que se crían también de forma comercial; tan sólo tendréis que elegir la más adecuada para vosotros. 

Diferenciar los sexos en los grillos es relativamente sencillo, incluso cuando no son adultos, y es igual en todas las especies. Se trata de observar la presencia del ovopositor (oviscapto) en las hembras. Es una estructura oscura, fina y delgada (muy corta en el caso de las hembras jóvenes) situada entre los dos pelos sensores al final de su abdomen. En las hembras adultas alcanza una longitud de más de 1 cm y les sirve para introducir los huevos en la tierra. Luego os mostraré una serie de fotografías para identificar machos y hembras adultos y jóvenes, tomando como ejemplo al Acheta domestica. 

Sabremos que un grillo ha llegado a su madurez sexual cuando en la última muda les aparecen las alas. Tanto machos como hembras tienen alas, aunque son incapaces de volar; en los machos las alas están modificadas para otra función. Una vez les aparecen las alas, los machos comenzarán a cantar para atraer a las hembras. Su "canto" es en realidad un chirrido que producen al frotar sus élitros (alas modificadas): cada especie tiene un chirrido particular que lo diferencia de otras especies. 



Especies de grillos. 

- Acheta domestica. 

También llamado grillo blanco, gris, rubio o doméstico, es el más utilizado como alimento vivo y el que se suele encontrar a la venta en las tiendas. El motivo principal es que es la especie que tiene el periodo de incubación más corto (8-10 días, a 30ºC) y la que más rápido crece. Además, es una de las especies de exoesqueleto más blandito. Sin embargo, no es el grillo que mejor relación Ca tiene, aunque espolvorearlos con minerales compensa este problema. 

Es un grillo de tamaño pequeño a mediano (20-25 mm), siendo las hembras bastante más grandes que los machos. Su coloración es clara, generalmente amarillenta-grisácea, con tonos marrones y un rasgo característico: dos rayas oscuras horizontales que unen sus ojos. 

El canto de los machos es el menos estridente de todas las especies de grillos que vamos a mencionar. 

 

 

Macho (arriba) y hembra (abajo) jóvenes. 

 

 

Macho (arriba) y hembra (abajo) adultos. 


- Gryllus assimilis. 

También llamado grillo bicolor, es el que mejor relación Ca tiene. Es un grillo de tamaño mediano a grande (25-35 mm), siendo las hembras mayores que los machos. Su cuerpo es de color pardo-oscuro, con alas doradas o marrón claro en los adultos. Son grillos pesados, sobre todo las hembras, no demasiado saltarines. 

Su período de incubación es algo mayor que el de los Acheta, unos 14 días, así como su velocidad de crecimiento. 

El chirrido de los machos es muy similar al de los Acheta, algo más audible. 

 

 

- Gryllodes sigillatus. 

También llamado grillo decorado o grillo rayado. Es de tamaño pequeño (20 mm) y las hembras adultas, a diferencia de las otras especies de grillo, no tienen alas. Son de color claro, pardo-dorado, muy similar a los Acheta, pero deben su nombre común a las dos líneas transversales oscuras que cruzan su tórax y abdomen. Son más evidentes en las hembras, al carecer de alas. Son grillos de exoesqueleto blandito. 

El grillo rayado es la especie más tropical y que más temperatura necesita, aunque son muy resistentes. Su periodo de incubación es el doble de largo que en los Acheta y el de velocidad de crecimiento más lenta. Esto que puede parecer una desventaja a primera vista, puede ser interesante si queremos obtener grillos que permanezcan pequeños durante más tiempo. Mientras que los Acheta crecerían demasiado en una semana, los grillos rayados permanecerán con ese tamaño similar más de 2 semanas, y más si son mantenidos a temperatura ambiente (20-23ºC). 

Los machos tienen un canto continuo, muy estridente. También debemos saber que son tremendos saltadores, muy ligeros; hay que tenerlo en cuenta a la hora de manipularlos, son muy energéticos. Son capaces de dar grandes saltos, incluso los grillos pequeños. 

 

 


- Gryllus bimaculatus. 

También llamado grillo de dos manchas. El bimaculatus es un grillo del oeste asiático, muy parecido a nuestro grillo negro. Es también un grillo grande, del tamaño de los assimilis (25-35 mm) y de similar comportamiento. 

El cuerpo es negro, mientras que las alas pueden variar del marrón claro al casi negro, dependiendo de los ejemplares. Lo que sí les caracteriza son las dos manchas de color claro en la parte anterior de las alas, y a las que deben su nombre científico (bimaculatus = dos manchas). 

Su canto es similar al de los assimilis, algo más fuerte. 

 

 

 


- Gryllus campestris. 

También llamado grillo negro o común. Es el grillo que podemos encontrar en España de forma salvaje. Alcanza unos 25 mm. 

Su canto es muy estridente, seguro que todos conocemos su potente chirrido, audible a varios cientos de metros de distancia. 



2.- MANTENIMIENTO DE LOS GRILLOS. 

Aunque no vayamos a criarlos, es interesante saber cómo ofrecerles el mejor hábitat a nuestros grillos, ya que los vamos a utilizar como alimento vivo y cuanto mejor y más sanos estén, nuestros animales más nos lo agradecerán. 

Además, ahorraremos mucho dinero sabiendo cómo cuidarlos durante más tiempo y no teniendo que comprar para reponer los que se mueren. 

Generalmente recibiremos nuestros grillos en una pequeña tarrina que no contiene más que viruta de madera, un trozo de huevera y quizás, con suerte, algo de alimento. También podemos comprar una caja grande, donde vendrán más ejemplares, pero mantenidos de la misma forma. 

Mucha gente no sabe que los grillos necesitan beber agua, y de hecho, la mayoría de las muertes de los grillos es por deshidratación. En las tarrinas no tienen agua, y sobreviven comiéndose a sus compañeros que no han tenido tanta suerte y ya han muerto, es su única fuente de humedad. Así que lo primero y más importante de todo es ofrecerles agua en cuanto los compremos: un algodón bien empapado en agua será recibido como el mayor regalo. Un trozo de manzana puede servirles también perfectamente. 



Alojamiento: 

Los grillos adultos y semiadultos son capaces de roer sin problemas materiales como el cartón, la tela, el plástico fino y las mosquiteras de fibra de vidrio. Es recomendable usar materiales adecuados desde un primer momento si no queremos tener un día la desagradable visión de cientos de grillos sueltos por nuestra casa. 

El tamaño del alojamiento va en relación directa con la cantidad de grillos que vayamos a mantener. Por ejemplo, podemos cuidar sin problemas a 2000 grillos recién nacidos en un transportín, pero no cabrán ahí de adultos. 

Para poca cantidad de grillos, entre 20 y 50, podemos usar los transportines de plástico con tapa de rejilla y asa, que se suelen vender para peces. Son baratos, fáciles de limpiar y muy prácticos. Para entre 500 y 1000 grillos, yo sin duda me decanto por utilizar las cajas grandes de plástico con tapa que se suelen vender a muy buen precio en tiendas multiprecio y en hipermercados. Las podemos encontrar de todos los tamaños, y muchas de ellas tienen incluso ruedas. 

Los grillos deben tener mucha ventilación, ya que el exceso de humedad no les va nada bien, y puede incluso provocarles la muerte. Así que es imprescindible recortar un buen trozo de la tapa y sustituirlo por rejilla. Yo utilizo rejilla metálica de 1-2 mm de agujero, comprada en ferreterías y tiendas de vallado para jardines. Para pegarla, el sistema más fácil y práctico de los que he probado es usar una pistolita de pegamento caliente, no cuesta más que 2-4 euros en las tiendas de "todo-a-cien", y las barritas menos de 1 euro. Sin duda una compra que merece la pena, ya que pega al instante la rejilla y es muy resistente. Sólo tenemos que recortar la tapa (podemos usar un estañador caliente), cortar a medida la rejilla metálica y pegarla por debajo con la pistola de pegamento caliente. 

 

Sustrato: 

El sustrato no es imprescindible para los grillos, pero sí es muy recomendable. Mantiene a los grillos alejados de sus excrementos, pero su principal función es sobre todo, absorber la humedad, que tanto perjudica a los grillos, con lo cual se reduce el olor. Podemos usar como sustrato la viruta de madera (generalmente de pino y abeto) que se suele vender para sustrato de mascotas. Es barata y medianamente absorbente. Aunque yo prefiero utilizar el sustrato de maíz (zuro de maíz, choclo o marlo), después de conocer lo perjudicial que es la viruta de madera para los pequeños roedores, que también mantengo. Está hecho a base de triturar lo que queda de las mazorcas tras quitarles el grano, y es totalmente natural, en bolitas, ligero y muy absorbente. Es más caro que la viruta de madera, pero como tampoco se utiliza mucha cantidad, nos dura bastante tiempo. 

De sustrato pondremos nada más que 1 o 2 cm, más no es necesario, lo justo para cubrir el suelo.  

Sustrato o lecho de maíz, se vende para roedores, reptiles y aves. 



Los grillos precisan de su propio espacio individual para sentirse a gusto. Los grillos negro macho, son muy territoriales y pueden pelearse. El resto de especies de grillo no son tan exclusivos con su territorio, pero sí necesita cada uno su propio espacio. Para ello les pondremos hueveras de cartón, que podemos sustituir cuando se ensucien. Las hueveras les proporcionan la mayor cantidad de espacio en la menor superficie disponible, por eso son tan recomendables. 

Eso sí, las debemos colocar en posición vertical o casi vertical, como se muestra en la foto de la caja, ya que así los excrementos caerán al suelo en lugar de acumularse en gran cantidad en las hueveras. 

 

3.- ALIMENTACIÓN DE LOS GRILLOS. 

Los grillos son omnívoros, comen prácticamente de todo, sea de origen animal o vegetal. Eso sí, si queremos que tengan una vida larga y saludable, lo más adecuado es basar su dieta en productos vegetales, sobre todo cuando son adultos. De pequeños podemos utilizar más proteína en su dieta, por ejemplo, alimentarlos con una mezcla de levadura de cerveza en copos y comida para peces, finamente pulverizados. 

Podemos basar su dieta en estos alimentos: 



- Pienso de gallina ponedora y pienso para conejos: Estos piensos están basados en alimentos vegetales, y tienen gran cantidad de fibra, sobre todo el de conejo. Podemos triturarlos con un molinillo de café para que les sea más fácil comerlo todo. Conseguiremos un pienso muy nutritivo si además del pienso de gallina y conejo, añadimos un puñado de germen de trigo en copos (tremendamente nutritivo) y otro puñado de levadura de cerveza. Este pienso puede ser usado como alimento completo. 

- Verduras y frutas frescas: escarola, calabaza, calabacín, zanahoria, espinaca, nabo, canónigos, manzana, pera ... Les gustan mucho y les aportan agua y vitaminas. 

- Alimento ocasional: Polen de abeja, comida en escamas para peces (rica en proteínas, ideal para los jóvenes), pienso de perro o gato (no abusar por su contenido en grasa), etc. 

Además, de la comida, es muy muy importante que tengan agua para beber. Sólo nos daremos cuenta de su necesidad de agua cuando tras recibir nuestro pedido de grillos, les pongamos un algodón bien empapado de agua y veamos cómo se amontonan peleándose por beber. 

Los grillos pueden beber agua directamente, pero lo más seguro es que la llenen de sustrato y suciedad, amén de que pueden caerse y ahogarse. Y con un algodón mojado en agua sólo nos servirá durante unas horas, porque enseguida se secará. 

Así que la solución es construir un bebedero, que nos evitará problemas y nos asegura un continuo suministro de agua. 

Para ello, compraremos un bebedero para pájaros que tenga la base plana, y usando la pistola de pegamento caliente, lo pegaremos sobre una tapa de un frasco puesta al revés, así se mantiene elevado sobre el sustrato. Metemos un disco desmaquillador de algodón (sin cremas ni productos) enrollado dentro de la boquilla, lo llenamos de agua, y listo. 

A la hora de colocarlo, lo pondremos en el sustrato y cubriremos la tapa con el sustrato, para que quede accesible para los grillos. 

 

También si somos un poco ingeniosos, podemos tener la misma versión en comedero para pienso, como se muestra en la foto de arriba. Con un estañador o soldador caliente, recortamos la boquilla del bebedero de la forma indicada para que pueda salir el pienso y lo pegamos sobre la tapa pero al revés, para que no se caiga la comida. 

Así, con este comedero dosificador de pienso y el bebedero lleno de agua, podemos dejar tranquilamente a los grillos durante semanas, sabiendo que estarán bien alimentados. También así no tenemos que estar todos los días pendientes de ellos, una molestia menos. 



4.- LUZ Y TEMPERATURA. 

Aunque los grillos son animales fundamentalmente nocturnos, sí que necesitan luz, o al menos, la iluminación necesaria para que sepan si es de día o de noche. 

Si los tenemos en una habitación iluminada, no hay problema, pero si los queremos mantener en un armario (una forma interesante de evitar el ruido del canto de los machos), es necesario que tengan un fotoperiodo que les guíe y también para ahuyentar a los ácaros. Yo tengo instaladas en los armarios donde tengo los grillos unas bombillas ahorradoras. Simplemente una bombilla de pocos watios, con su casquillo y cable, y problema resuelto. Además va con un temporizador para que apague y encienda sola (aprovechando lo conecto al de los terrarios). 

En cuanto a la temperatura, los grillos pueden vivir perfectamente en el interior de una casa, siendo preferible que no bajara de los 20ºC. Pero para conseguir una mayor velocidad de crecimiento y cría, la temperatura ideal está entre los 25-27ºC, pudiendo ser constante o bajar algo durante la noche. Pueden tolerar incluso mayores temperaturas, pero siempre con agua disponible para beber. 

Para proporcionarles esa temperatura cálida, podemos utilizar una manta calefactora bajo las cajas, o un cable calefactor. Si la manta es de pocos watios, podemos usarla directamente sin termostato, si es de bastantes watios o un cable, es preferible conectarla a un termostato para no pasarnos con la temperatura. 

El ruido que produce el canto de los machos es algo que en el caso de algunas especies, puede ser realmente insoportable, incluso la causa de que mucha gente decida no mantener reptiles o anfibios que precisen grillos vivos para comer. 

Como sólo cantan los machos, podemos reducir el ruido utilizando primero a los machos como comida, y dejando sólo unos pocos como reproductores (1 macho por cada 10 hembras), pero incluso un único macho de grillo negro sería capaz de volverlos locos. La mejor solución es meter las cajas de los grillos en un armario. Y si somos un poco bricolajeros, os muestro lo que hicimos nosotros para aislar prácticamente del todo, el ruido de los grillos. Se trata de forrar con planchas de Copropen (utilizado como aislante acústico de paredes) el armario y la puerta donde están las cajas de los grillos. A falta de Copropen, las planchas de poliuretano y porexpan blanco grueso podrían servir también. 

Os aseguro que hicimos la prueba metiendo una radio a todo volumen y cerrando la puerta, casi no se oía. Del canto de los grillos sólo se oye un débil chirrido, y eso que son centenares de ellos. 

 
Cajas de grillos en armarios bajo el terrario aislados acústicamente con Copropen. 

5. CRÍA DE GRILLOS. 

La cría de grillos es bastante más sencillo de lo que pudiera parecer. Sólo tenemos que organizarlo bien, y tendremos nuestros propios grillos criados en casa. 

Las ventajas son innumerables, ya que no sólo nos ahorraremos mucho dinero, sino que además controlaremos lo que comen los grillos, estarán siempre en perfecto estado (son muy comunes las muertes masivas de envíos de grillos, sobre todo en verano) y podremos obtener grillos recién nacidos para alimentar a nuestras crías de reptiles o anfibios. 

Nosotros controlaremos cuántos y qué especies de grillos tener, y podremos incluso sincronizar las puestas para obtener grillos recién nacidos según necesitemos. 

Los grillos empiezan a aparearse cuando alcanzan el tamaño número 5, o lo que es lo mismo, cuando en la última muda les aparecen las alas. Los machos empiezan a cantar para atraer a las hembras y se aparean con ellas. 

Las hembras depositan sus huevos gracias a su largo ovopositor enterrados en cualquier tipo de sustrato húmedo, les sirve cualquier cosa: algodón húmedo, tierra, vermiculita, etc. Pero yo suelo usar la fibra de coco porque es ligera y mantiene bien la humedad, y además como los huevos son blancos, se ven bastante bien. Además, es barata: sólo tenemos que comprar un bloque de fibra de coco seca, dejarlo en agua y una vez se esponje, ya tendremos listo para usar. 

Como recipientes de puesta, los que rellenaremos de fibra de coco húmeda, podemos utilizar cualquier tamaño, pero son mucho más prácticos los pequeños. De hecho los que yo uso son pequeños recipientes de plástico de no más de 4x4 cm, aunque como he dicho, cualquier tamaño sirve. 

Una cosa importante a tener en cuenta es que los grillos hembra no pueden trepar por una superficie lisa, por tanto, deberemos ponerles ayuda para que puedan subirse a los recipientes de puesta si son de plástico. Se puede poner tela, rejilla alrededor ... aunque lo más práctico es pegar unas tiras de esparadrapo de tela alrededor del recipiente. 

Es importante que la fibra de coco esté húmeda, pero no encharcada, así que podemos hacer un par de agujeritos de drenaje en el fondo del recipiente para evitar el exceso de agua. 

También hay que tener en cuenta algo importante, es recomendable colocar una rejilla de plástico o metal sobre la fibra de coco para que los grillos adultos no puedan excavar y comerse los huevos que otros han puesto. Es algo que suelen hacer, y la rejilla se lo impide, pero no dificulta que las hembras introduzcan su oviscapto a través de los agujeros y pongan los huevos. Para que no levanten la rejilla, podemos sujetarla con trozos de alambre grueso cortados en forma de "U". 

 

Ejemplo de recipiente de puesta con fibra de coco. 



Las hembras adultas aceptarán enseguida el recipiente de puesta y empezarán a poner los huevos casi inmediatamente. Lo pueden hacer a cualquier hora del día, pero sobre todo lo harán por la noche. 

Para evitar que cuando nazcan los grillos haya una diferencia de muchos días, es recomendable no dejarles demasiado tiempo el recipiente de puesta, como mucho tres noches, así nos aseguramos que no haya más de 3 o 5 días de diferencia entre los grillos cuando nazcan. Esto es para evitar que haya problemas de canibalismo, sobre todo. 



- Incubando los huevos: 

Aunque los grillos adultos pueden poner los huevos a 20-25ºC, los grillitos no se desarrollarán bien, o muy lento, a esa temperatura. Otras especies, como el grillo rayado, requieren temperaturas más altas, sobre todo de mantenimiento. 

La temperatura ideal de incubación es 28-30ºC, a la cual los grillos blancos (los más rápidos) eclosionarán en tan sólo 8-10 días. A menor temperatura, tardarán más tiempo. 

Para mantener la temperatura en el armario donde tengo las puestas, utilizo una manta calefactora de terrario conectada a un termostato de los de la calefacción, para que mantenga siempre los 28-30ºC. 

La otra opción, perfectamente válida también, es colocar el taper con las puestas dentro del terrario o sobre él. Mientras se mantenga una buena temperatura y no haga demasiado calor, también podría servir. 

Antes de empezar a incubarlos, retiraremos la rejilla y el esparadrapo de tela del recipiente. Podemos limpiar la rejilla y volverla a utilizar con otras puestas. Durante el tiempo que dure la incubación deberemos humedecer la fibra de coco cuando la veamos secarse, tantas veces como precise. 

Lo mejor es colocar dentro de un recipiente o tupper de plástico grande los recipientes de puesta, así cuando nacen los grillitos, no se escapan. No necesitan tapa, mientras el recipiente tenga una altura de unos 20 cm, no son capaces de saltar tan alto. 

Si tenemos varias especies de grillos, para que no se nos mezclen al eclosionar, es recomendable poner cada recipiente de puesta en un tupper individual. Si observáis en la foto inferior, se puede apreciar sobre el transportín de tapa roja un pequeño tupper que contiene un recipiente de puesta incubándose. Si sólo se tiene uno, se pueden poner dentro de los transportines directamente. 

 

Cuidados de los microgrillos: 

Pasados los 8-10 días, en el caso de los grillos blancos, y unas 2 semanas o incluso más, tratándose de otras especies, comenzaremos a ver el nacimiento de los pequeños grillos. No debe importarnos la posición en la que se encuentran los huevos o si están enterrados o no, mientras los mantengamos húmedos, eclosionarán todos sin problema. 

Uno o dos días antes de la eclosión, podremos ver esta preciosa y curiosa imagen: los huevos presentan un par de "ojitos", que transparentan a través de la delgada cáscara. La eclosión es ya inminente ... 
 


Se aprecia claramente gran cantidad de huevos con "ojos", y en el centro, el momento justo en el que un grillo abandona el huevo. 



En unos días, habrán eclosionado todos los huevos y tendremos gran cantidad de microgrillos. Estos grillos recién nacidos son incluso más pequeños que una mosca drosófila, y según van creciendo, su tamaño aumenta. Imaginaros las posibilidades alimenticias que suponen estos grillos en relación a su tamaño. 

 

1. El antiguo cascarón comienza a abrirse por la parte superior, tras su cabeza, mientras el grillo empuja para hacerlo retroceder.  

2. Ya ha salido casi entero, podemos ver su bonito color blanco y cómo las patas siguen replegadas hacia atrás. 

 

3. Ya ha mudado, aún le queda endurecerse y recuperarse. Este proceso lo hará varias veces durante toda su vida, es lo que le permite crecer. 

 

En la última muda, cuando ya son maduros y pueden reproducirse, les aparecen las alas, tanto a machos como a hembras (salvo en el caso de los grillos rayados, cuyas hembras no tienen alas) y los machos comienzan a cantar. 

Bien cuidados, los grillos pueden vivir varios meses, yo particularmente tuve alguno que superó los 3 meses de vida. Finalmente, o los usamos como alimento vivo, o mueren terminando su ciclo vital, dejando los huevos para la siguiente generación. 

Llevo prácticamente 20 generaciones consecutivas de grillos procedentes de una única, y no he observado aún ningún defecto genético proveniente de la consanguinidad. Al contrario, he obtenido por selección assimilis más claros de lo normal y de mayor tamaño. Aunque opino que no vendría nada mal incorporar nuevos grillos cada varias generaciones para así obtener una mayor variabilidad genética. 


6. PLAGAS Y PROBLEMAS EN LOS GRILLOS. 



- Muertes masivas 

En ocasiones muchos aficionados reciben una caja de 500 o 1000 grillos e increíblemente, estos empiezan a morir por decenas al día siguiente y los pierden todos en cosa de pocos días. Antes de culpar al vendedor, debemos comprobar los parámetros en los que mantenemos a los grillos, ya que pueden ocasionar también estas muertes masivas. 

La falta de ventilación es una de ellas, ya que favorece la alta humedad, que tanto les perjudica. No basta con hacer muchos agujeritos en la tapa de una caja de plástico, deben tener mucha más ventilación. Por lo menos que prácticamente toda la tapa sea sustituida por una rejilla metálica. El exceso de humedad puede ser originado por ofrecerles demasiada cantidad verduras o grandes esponjas empapadas en agua. Yo particularmente no suelo darles verduras a los grillos, sólo su pienso, y como agua, únicamente su bebedero. Además, el sustrato de maíz absorbente neutraliza la humedad de sus heces. 

Si los demás parámetros (temperatura) son correctos, puede deberse a que hayan sufrido mucho durante el viaje. Muchas veces nos venden grillos que han sido ya enviados por otro criador y vueltos a reenviar, con lo cual es normal que algunos mueran. No debemos darle mayor importancia. Si a esto sumamos las altas temperaturas durante el verano y la falta de agua durante el viaje, entenderemos en este caso las muertes masivas. Aunque lo más normal es que sean debidos a las condiciones en las que los mantenemos nosotros. 



- El virus de los Acheta domestica. El Acheta domestica o grillo blanco, como hemos comentado, es el grillo más interesante para los criadores por su corto periodo de incubación y velocidad de crecimiento. Fue, por tanto, la primera especie de grillo que se empezó a criar de forma intensiva tanto en Europa como en EEUU. Sin embargo, en 2002, un virus que únicamente afecta a esta especie de grillo (no a las otras) hizo estragos en las granjas de grillos de Gran Bretaña después de introducirse desde Europa, infectando a la totalidad de las granjas criadoras. 

La principal diferencia entre Europa y EEUU es que mientras que en EEUU el Acheta era la única especie en el mercado, en Europa se criaban simultáneamente otras tres especies de grillos más, Gryllus assimilis, Gryllus bimaculatus y Gryllodes sigillatus, siendo por tanto mucho menor el impacto de la pérdida de los Acheta. 

El virus produce la muerte masiva de todos los grillos infectados, sobre todo en la etapa anterior a salirles las alas. En pocas semanas se pierde toda la producción de grillos blancos, y tratándose de un virus, como sucede normalmente, no hay tratamiento aún. 

Es por esto que existen más especies de grillos en el mercado, para mantener la demanda por si aparece un brote del virus de los Acheta. Si no, seguiría siendo el grillo principal entre los criadores. Yo tengo una cepa de Acheta libre del virus que reproduzco de forma continua, una gran suerte. 



- Los ácaros parásitos. 

Los ácaros son sin duda la plaga más frecuente de los grillos, y no es fácil librarse de ellos, ya que están por todas partes. Podemos decir que "existen" 3 tipos de ácaros parásitos, son diferentes por su morfología y comportamiento, aunque mis conocimientos no me permiten deciros realmente la especie de que se trata: 

- Ácaros parásitos de su entorno: Son una especie de ácaros muy, muy pequeños, de hecho miden bastante menos de 1 mm, y salvo con buena vista, no se aprecian muy bien. Se alimentan de su comida y los podemos notar al pasar la mano sobre una superficie, como las paredes de la caja, el bebedero o el armario donde los tengamos: lo notaremos ligeramente áspero, como polvo granuloso. La solución es utilizar pronto a esos grillos como comida, limpiar bien su alojamiento con agua y jabón, congelar los bebederos y comederos durante un día. 

- Ácaros en las puestas de huevos: Son otra especie de ácaros mucho mayor, miden 1 mm aproximadamente y se ven a simple vista. Son redondos y blanquecinos, y si los observamos con detalle, podemos apreciar que se mueven. Les gusta mucho la humedad y por eso aparecen en los recipientes de puesta, sobre la fibra de coco o la turba húmeda. No se alejan mucho de ahí. Se alimentan de los propios huevos aunque habrá muchísimos más que sí eclosionarán. La solución es dejar que eclosionen los huevos durante 3 días y luego congelar el recipiente de puesta para acabar con esos ácaros. 

 

- Ácaros parásitos de los grillos: Es la peor plaga de ácaros, me apareció con el traslado en una puesta de grillos muy pequeños. Son ácaros pequeños, que se fijan sobre todo el cuerpo de los grillos, no pueden mudar ni crecer, ni siquiera se mueven de forma normal. La única solución es sacrificar a los grillos infectados o usarlos como alimento rápidamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada